¿Qué es Web3?  La Internet descentralizada del futuro foto
Inicio > Blog > ¿Qué es Web3? La Internet descentralizada del futuro

¿Qué es Web3? La Internet descentralizada del futuro

20123 min. para leer

    Evolución de internet

    La web ha evolucionado mucho a lo largo de los años y las aplicaciones actuales son completamente diferentes a las de sus antecesoras. La evolución de Internet suele dividirse en tres fases distintas: Web 1.0, Web 2.0 y Web 3.0.

    ¿Qué es la Web 1.0?


    La Web 1.0 fue la primera versión de la web. La mayoría de los participantes eran consumidores de contenido y los creadores eran generalmente desarrolladores que creaban sitios web que contenían información presentada principalmente en formato de texto o gráfico. La Web 1.0 duró aproximadamente desde 1991 hasta 2004.

    La Web 1.0 consistía en sitios que ofrecían contenido estático en lugar de HTML dinámico. Los datos y el contenido se proporcionaban desde un sistema de archivos estático, no desde una base de datos, y los sitios no eran muy interactivos.

    La Web 1.0 puede denominarse la Web de sólo lectura.

    ¿Qué es la Web 2.0?


    La mayoría de nosotros nos encontramos por primera vez con Internet en su forma actual, comúnmente conocida como web2. Puedes pensar en web2 como una Internet interactiva y social.

    En el mundo de web2, no es necesario ser desarrollador para participar en el proceso de creación. Muchas aplicaciones están diseñadas de tal manera que cualquiera puede convertirse en creador.

    Si tienes una idea y quieres compartirla con el mundo entero, puedes hacerlo. Si deseas subir un video y permitir que millones de personas lo vean, interactúen con él y lo comenten, también puedes hacerlo.

    Web2 es muy simple y, debido a esta simplicidad, cada vez más personas en todo el mundo se están convirtiendo en creadores.

    Internet en su forma actual es realmente buena en muchos sentidos, pero hay algunas áreas en las que podemos hacerlo mucho mejor.

    Monetización y seguridad de la Web 2.0


    En el mundo web2, muchas aplicaciones populares siguen un patrón común en su ciclo de vida. Piense en algunas de las aplicaciones que utiliza a diario y en cómo se podrían aplicar a ellas los siguientes ejemplos.

     

    Monetización de aplicaciones


    Imagínese los primeros días de aplicaciones populares como Instagram, Twitter, LinkedIn o YouTube y lo diferentes que son de hoy. El proceso suele ser algo como esto:

    • La empresa lanza la aplicación.
    • Atrae a tantos usuarios como sea posible.
    • Luego monetiza su base de usuarios.

    Cuando un desarrollador o una empresa lanza una aplicación popular, la experiencia del usuario suele ser muy sencilla a medida que la aplicación sigue creciendo. Por eso es posible ganar popularidad rápidamente.

    Al principio, muchas empresas de software no se preocupan por la monetización. Se centran únicamente en crecer y atraer nuevos usuarios, pero eventualmente necesitan comenzar a obtener ganancias.

    También deben pensar en el papel de los inversores externos. A menudo, las limitaciones asociadas con la obtención de capital de riesgo afectan negativamente el ciclo de vida y, en última instancia, la experiencia del usuario de muchas de las aplicaciones que utilizamos hoy.

    Si la empresa de aplicaciones recauda capital de riesgo, sus inversores suelen esperar un retorno de la inversión de decenas o cientos de lo que invirtieron.

    Esto significa que, en lugar de optar por algún modelo de crecimiento sostenible que pueda sostenerse de una manera un tanto orgánica, una empresa a menudo se ve empujada por dos caminos: hacer publicidad o vender datos personales.

    Para muchas empresas web2, como Google, Facebook, Twitter y otras, más datos generan anuncios más personalizados. Esto se traduce en más clics y, en última instancia, en más ingresos publicitarios. La explotación y centralización de los datos de los usuarios es fundamental para el funcionamiento de Internet tal como la conocemos y utilizamos hoy.

     

    Seguridad y privacidad


    Las fugas de datos ocurren todo el tiempo en las aplicaciones Web2. Incluso hay sitios web dedicados a rastrear dichas filtraciones y a informarle cuando sus datos se han visto comprometidos.

    En web2, usted no tiene control sobre sus datos ni sobre cómo se almacenan. Además, las empresas suelen rastrear y almacenar datos de los usuarios sin su consentimiento. Todos estos datos son propiedad y están controlados por las empresas responsables de estas plataformas.

    Los usuarios que viven en países donde tienen que preocuparse por los efectos negativos de la libertad de expresión también están en riesgo.

    Los gobiernos suelen cerrar servidores o confiscar cuentas bancarias si creen que una persona está expresando una opinión que va en contra de su propaganda. Con servidores centralizados, es fácil para los gobiernos intervenir, controlar o cerrar aplicaciones como mejor les parezca.

    Como los bancos también son digitales y están controlados centralmente, los gobiernos a menudo también intervienen en ese aspecto. Pueden cerrar el acceso a cuentas bancarias o restringir el acceso a fondos en tiempos de inestabilidad, inflación extrema u otros disturbios políticos.

    Web3 pretende abordar muchas de estas deficiencias repensando fundamentalmente cómo creamos aplicaciones e interactuamos con ellas desde el principio.

    ¿Qué es la Web 3.0?


    Existen algunas diferencias fundamentales entre web2 y web3, pero se basan en la descentralización.

    Web3 mejora Internet tal como lo conocemos hoy y agrega algunas características más:

    • Verificabilidad
    • Los centros de confianza no requieren autogestión
    • No se requieren permisos
    • Distribución y confiabilidad
    • Presencia del estado
    • Pagos nativos

    En web3, los desarrolladores normalmente no crean ni implementan aplicaciones que se ejecutan en el mismo servidor ni almacenan sus datos en la misma base de datos (generalmente alojada y administrada por el mismo proveedor de nube).

    En cambio, las aplicaciones web3 se ejecutan en una cadena de bloques, en redes descentralizadas de muchos nodos pares (servidores), o en una combinación de estas dos tecnologías que forman un protocolo criptoeconómico. Estas aplicaciones suelen denominarse dapps (aplicaciones descentralizadas).

    Para lograr una red descentralizada estable y segura, los miembros de la red (desarrolladores) reciben incentivos y compiten para brindar un servicio de la más alta calidad a todos los que lo utilizan.

    Cuando escuche hablar de web3, podrá notar que las criptomonedas suelen ser parte de la conversación. Esto se debe a que las criptomonedas desempeñan un papel importante en muchos de estos protocolos. Proporciona un incentivo financiero (tokens) para quienes quieran participar en la creación, gestión, contribución o mejora de uno de los proyectos.

    Estos protocolos suelen ofrecer diversos servicios, como informática, almacenamiento de datos, ancho de banda, identidad, alojamiento y otros servicios web que normalmente proporcionaban los proveedores de la nube en el pasado.

    Las personas pueden ganarse la vida participando en el protocolo de diversas formas, tanto a nivel técnico como no técnico.

    Los consumidores de servicios suelen pagar por utilizar el protocolo, de forma similar a cómo pagan hoy a un proveedor de nube como AWS. A excepción de web3, el dinero va directamente a los miembros de la red.

    En ésta, como en muchas otras formas de descentralización, se verá eliminado a intermediarios innecesarios y a menudo ineficientes.

    Muchos protocolos de infraestructura web como Filecoin, Livepeer, Arweave y The Graph (con el que trabajo en Edge & Node) han emitido tokens útiles que rigen el funcionamiento del protocolo. Estos tokens también recompensan a los participantes en muchos niveles de la red. Los protocolos blockchain como Ethereum funcionan de manera similar.

    Pagos nativos


    Los tokens también crean su propia capa de pago, que no tiene límites ni fricciones. Empresas como Stripe y Paypal han creado miles de millones de dólares de valor para permitir los pagos electrónicos.

    Estos sistemas son demasiado complejos y aún no proporcionan una verdadera interoperabilidad internacional entre los participantes. Además, para su uso es necesario transferir información confidencial y datos personales.

    Las carteras criptográficas como MetaMask y Torus hacen que sea fácil, anónimo y seguro integrar pagos y transacciones internacionales en aplicaciones web3.

    Redes como Solana ofrecen retrasos de varios cientos de milisegundos y costos de transacción por unos centavos. A diferencia del sistema financiero actual, los usuarios no tienen que seguir los tradicionales pasos múltiples y llenos de fricciones para interactuar y participar en la red. Todo lo que necesitan hacer es descargar o instalar una billetera y podrán comenzar a enviar y recibir pagos sin restricciones.

    Avatar

    Eugen Tanase

    Chief Operating Officer, 1BitUp

    Eugen Tanase is Chief Operating Officer at 1BitUp. Along his long Corporate Management career he gained lots of expertise in Renewable Energy Projects, Transnational Trade of Energy Resources, and many other fields. Starting 2015 he stepped into the study Decentralized Applications and Blockchain along with Bitcoin mainstream. From 2017 he embraced WEB3 and Cloud Mining .

    0

    0 comentarios

    Entradas populares

    Entradas populares